Se acabó el fatídico 2011, empieza la pesadilla 2012

 

¡Bueno amig@s, hasta aquí hemos llegado! Ya huele a final este anaquel, ya apuramos la última página de un calendario fatal que nos ha llevado por la calle de la amargura a unos y a otros solo ha hecho que confirmarles que deberán esperar hasta mejor ocasión.

No os aburriré con datos, ni gráficos, ni análisis sesudos, porque para eso ya están otr@s más avezados que yo, ¡ojo, no en aburrir, sino en informar con detalle! .Solo esbozar unas líneas a modo de despedida de este dodecaedro maldito que llamamos 2011, o también “annus horribilis”.

Sin embargo empezamos un presuntamente esperanzador 2012 con el mismo pie, año que será el de consolidación del consumismo: con su mismo traje, con su mismo par de zapatos, con su mismo gabán… porque el consumo se retraerá con las medidas que se impondrán por decreto más tarde o más temprano, según conveniencia rajoyniana o simplemente por consejo de las meigas, que haberlas, haylas!

Se abre un periodo de larga incertidumbre, pero a fe mía que todo el exceso perpetrado durante décadas, nos va a pasar toda la factura de golpe, y much@s quedarán por el camino. Las expectativas deberían ser buenas, porque empezamos los deberes que la Profesora Merkel nos impuso, y el travieso alumno Zapatero se aplicó cual pésimo estudiante solo al final, cuando ya no sirve.

Los aplicados alumnos del PP, con los maestros D. Mariano y Dña Soraya, vienen con la lección bien aprehendida, pero con un exceso de soberbia, como el de aquel prepotente estudiante que piensa que arrasará en la asignatura, aún antes de haber abierto el libro porque “van de sobraos”. ¡Ojalá aprueben la materia, incluso con nota!

Todo lo demás que nos cuenten, sobre déficits, primas de riesgo, producto interior bruto, recesión, etc, nos entrará por un oído y nos saldrá por otro, porque solo queramos la interprétación llana: ¿A mi cómo me va a afectar al bolsillo? Porque esa y no otra es la principal preocupación ciudadana.

Terminamos 2011 asombrados con un caso de corrupción tremendo que afecta incluso a la credibilidad de la primera institución española, la Corona; vemos a un Regente afectado, cansado, tocado, pero no sabemos si hundido, mayor, y al que debemos mucho, sí, pero que quizá ya está pidiendo un recambio generacional, y tal vez 2012 sea ese momento…

Hemos visto caer a dos sanguinarios devotos de la violencia como Bin Ladden y Gadaffi; los regímenes autoritarios mediterraneos de influencia islámica caen en primavera, verano, otoño, y si Al Assad no lo remedia, también en invierno; y ETA presuntamente pone fin a la violencia pero sin entregar de una vez para siempre las armas, rendirse y pedir perdón a las víctimas…

Hemos comprobado la fiereza de la madre natura en Lorca, en Japón; la continuación de sus estragos en Haití; hemos asistido a la miseria de la hambruna que no cesa; al abandono de posiciones militares en Afganistán e Irak; al conflicto perenne palestino-israelí…

Hemos asistido al principio del fin del modelo socialdemócrata, a la extinción del estado de bienestar social, al hundimiento estrepitoso de las economías del viejo continente y cómo su presunta unidad política y monetaria se ha resentido, quizá sin vuelta atrás…

Hemos observado cómo las decisiones supranacionales alteran la voluntad popular por conservar a unos líderes y unos modelos político-económicos, porque otro mundo era posible, pero sin esos líderes democráticamente elegidos, y ahora estamos al albur de las decisiones de esos entes sobrenaturales que ora llamamos agencias de calificación, ora FMI, ora BCE, ora pro novis!

Las campanadas ya se ensayan en la madrileña Puerta del Sol, pero algunos ya las han dado divorciándose (los más), casándose (los menos); vendiendo a favor de corriente con trajes o sin trajes; siendo yernos, cuñados, hermanos, hijos, etc. de un gran factotum…

Otros, como siempre, serán los receptores pasivos de medidas, cortes y recortes, ajustes y cinturones apretados hasta quitar el resuello, aún con la firme promesa de que no serán los perceptores, porque saben que la sonrisa diabólica del político es engañosa y traicionera, y quien hoy dice que “hay que atacar porque existen armas de destrucción masiva”, mañana cínicamente niega haberlo dicho o haber sido malinterpretado.

Bueno, pues ya queda menos para que termine el fatídico 2011 y empiece la verdadera pesadilla, el 2012, año en que muchos aprenderemos que la dieta Dukan no es una mera sugestión ni una sugerencia de la moda, sino un presagio del imperativo categórico en pos de la presunta recuperación.

Solo me resta desearos que salgáis del tsunami lo mejor parados, ¿uhmmmm? Pensándolo bien, ¡mejor que salgáis colocados, al menos os reiréis un buen rato, o eso dicen! Feliz 2012 😉

Juan Manuel Vidal

Sociólogo y Periodista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s