Un pedazo del alma

faroFría, desangelada, la muerte se viene tan callando que apenas da tiempo a sacarla a pasear. Es trago duro de pasar su visita y sin embargo estamos condenados a entendernos con ella, a convivir con su presencia.

Seis letras tienen la culpa, seis condenadas letras que siempre se combinan igual, que siempre suenan igual, que siempre tienen el mismo efecto, que no dan alternativa, que suenan mal, que se combinan mal, seis letras que suenan a muerte, seis letras que llevan el olor de la muerte, seis letras que llevan la muerte impresa en su frente.

Dicen que la familia viene impuesta, que es una cuestión genética y que al resto los elegimos nosotros, pero a cuantos elegimos les damos la vitola de familia porque representan algo muy importante en nuestras vidas, significan un vínculo que va mucho más allá de la simple amistad para convertirse en una poderosa red, en una tupida red que uno elige para transitar por el largo desierto de la vida.

Hoy se ha ido uno de esos seres de luz, un faro en la tiniebla, un referente en el marasmo de la vida, alguien cuyo ejemplo había guiado mis pasos hasta que un día decidió darme carta de naturaleza y su visto bueno significó mi madurez literaria.

Hoy mi “padre y maestro mágico”, mi amigo, mi capitán, mi compañero, mi camarada, mi hermano, ha emprendido el viaje más largo sin retorno. Hoy se ha ido uno de los grandes, de entre todos el mejor, alguien capaz de darle sentido a la vida y por quien merecía la pena vivir y doy fe que la vivió íntegro, honesto, honrado, hasta sus últimos días.

Algún día soñé, ingenuo infeliz de mí, que me acompañaría en proyectos profesionales, pero en verdad no di la talla, no estuve la altura para ofrecerle esa oportunidad que él más que nadie merecía, pero estoy seguro de que allá donde descanse me estará mirando y leyendo y corrigiendo con rigor, como siempre hacía, pero con el mismo efecto, el mismo cariño, la misma comprensión fraternal que nos unía.

Hoy el mundo se hace pequeño y mi alma se constriñe, hoy querido hermano noto tu ausencia y siento el vacío tan enorme que deja tu presencia. Será difícil volver a ocuparla. Hoy mi alma se queda hueca porque alguien a quien tanto amé se ha ido de mi vera.

¡Espérame allá en el otro lado, que más tarde más temprano, volveremos a encontrarnos, querido hermano!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s